CR Comunicación

¿Qué es el acitrón y por qué no debes consumirlo?

Aunque es un dulce tradicional mexicano utilizado en la rosca de reyes y otros platillos, su consumo no es recomendable.

Por muchos años el acitrón formó parte de la gastronomía mexicana, sobre todo en la rosca de Reyes, tamales, chiles en nogada y pavo navideño. Sin embargo, este dulce cristalizado no debe consumirse, pues su elaboración pone en peligro de extinción a un cacto globoso conocido como Echinocactus platyacanthus y otras biznagas nativas de México y del continente americano. 

Por lo anterior, su extracción, comercio y consumo representa un delito federal, tal como lo indica la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010. 

Por las áridas y complicadas condiciones en las que se desarrollan, la Echinocactus platyacanthus y otras biznagas tardan entre 14 y 40 años en crecer alrededor de 40 centímetros. Además son, por lo general, plantas hermafroditas cuya reproducción se lleva a cabo a través de la polinización de sus flores. Generan retoños solo al herirlas, por lo que no pueden reproducirse a un nivel industrial. 

Pueden encontrarse en la Reserva de la Biósfera Tehuacán-Teotitlán, el desierto de Chihuahua, Tolantongo, Meztitlán, el Valle del Mezquital, el estado de San Luis Potosí y algunos otros lugares más. Algunos ejemplares de estas regiones tienen más de 200 años de vida y llegan a medir hasta un metro de altura, según datos de la Semarnat.

Por otro lado, la biznaga de dulce, tonel o burra cumple importantes funciones en su ecosistema. Retienen y filtran el agua de lluvia, participan activamente contra la erosión y ofrecen su néctar a insectos polinizadores como las abejas.

Las codiciadas propiedades gastronómicas, medicinales y comerciales de las biznagas las convierten en objetivo de traficantes y extractores clandestinos. 

Por ello, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) despliega operativos y vigila los estados donde se extraen y comercializan las biznagas y sus derivados. Algunas de las entidades con mayor incidencia en el comercio ilegal de biznagas son Aguascalientes, Baja California, Hidalgo, Oaxaca, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas. 

Debido a esta problemática y al impacto ambiental que genera su consumo, es recomendable sustituir el acitrón en platillos tradicionales con alternativas como al ate de frutas, la papaya verde y la jícama cocida. De esta forma no solo se cumple la ley, sino que también se contribuye a la preservación de esta importante especie cactácea cuya supervivencia está en juego.

Fuente: Politica.expansion.mx

A %d blogueros les gusta esto: