CR Comunicación

¿Qué comen en Corea para que casi nadie sea obeso?

La comida asiática, en especial la coreana, es conocida por su variedad de sabores, que no solo son platos coloridos, sino muy saludables.

Corea del Sur es la estrella, sus ciudadanos conservan una cultura gastronómica milenaria que han sabido adaptar con el paso del tiempo y es además muy adecuada para mantener un peso sano y un cuerpo en buen estado.

Antes de conocer la cultura gastronómica coreana, es necesario recordar que Corea fue colonia de Japón entre 1910 y 1940, por lo que los ingredientes y platos nos pueden resultar muy similares. En Corea, al igual que en otros países de Asia, la gastronomía está basada en arroz, vegetales y carne. A las comidas coreanas tradicionales se les identifica por la gran variedad de guarniciones que acompañan al arroz de grano pequeño cocido al vapor. Los ingredientes más utilizados son aceite de sésamo, doenjang (pasta de judías fermentada), salsa de soya, sal, ajo, jengibre, hojuelas de pimienta, gochujang (pasta de chile rojo fermentada) y repollo.

A la comida tradicional coreana se le llama “Hansik” y para algunos, poco a poco ha perdido terreno frente a las cadenas de comida rápida, sin embargo, en 2017, la tasa de obesidad se situaba en un 5,3% según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En una entrevista a medios españoles, la chef coreana Injae Lee Yoo explicó el secreto de la gastronomía coreana: “En nuestra mesa siempre hay verduras, arroz y sopa de base, y luego apreciamos mucho el pescado, el pollo, la ternera y, sobre todo, la panceta», explicó. Es decir que hay que tener en cuenta que, si bien es una alimentación bastante variada, se basa mucho en la carne.

De acuerdo a Injae Lee, a la hora de comer preparan pequeñas porciones de distintos platillos y no consumen pan. «Preferimos cocinar al vapor, fermentar o hervir, nada de freír ni de horno». Además, revela que utilizan poco aceite y eligen siempre alimentos de temporada. La etiqueta para la comida coreana también es bastante respetuosa de su cultura ancestral; los miembros más jóvenes de la mesa no deben empezar a comer antes que los más ancianos de la mesa o invitados y no deben terminar de comer antes que los ancianos o invitados terminen de comer.

Fuente: Bioguia.com

A %d blogueros les gusta esto: