CR Comunicación

¿POR QUÉ DECIMOS “MANDE”?

“No se dice qué, se dice mande”, ¿Cuántas veces hemos escuchado a nuestros padres decirnos esto? Esta expresión tiene un peculiar origen. 

Algunos dicen que es apócope de “mande usted” o “mándeme usted”, de mandar, del latín mandare, que alguien con autoridad exprese la voluntad de que se haga algo. Los mexicanos contestamos regularmente con esta expresión a alguien que nos llama, cuando literalmente uno se pone a sus órdenes, o cuando no se ha oído o entendido con claridad lo dicho por el interlocutor, de manera equivalente a “dígame” o “dime”. A menudo se utiliza con tono interrogativo.

mande1

Quienes fueron educados bajo la educación tradicional
 del siglo XX, recordarán que los niños que contestaban al llamado de un adulto diciendo «¿qué?» eran considerados maleducados o irrespetuosos. Al parecer, esta expresión se usa desde los tiempos del Virreinato, y era la manera en que las castas inferiores (mestizos, indios) mostraban su sumisión a las personas de castas superiores  (blancos, criollos); también hay quien afirma que esta habla ceremoniosa es heredada de las maneras del náhuatl.

mande2

Otra origen de la palabra es “Comándeme mi señor”, luego con los años quedo simplemente en “mande” y es que los españoles les obligaban a los indígenas que cuando ellos les llamaban, ellos tenían que responder: «Comándeme mi señor».

Lo que sí es que, aunque mucha gente asegura que implica una actitud servil, es más bien una manera de cortesía que matiza una respuesta directa como «¿qué?». Ahora que si no les gusta que les respondan “¿qué?”, podemos cambiarlo por un “¿qué pasó?, dime, dígame,” etc.

Fuente: Algarabia.com, PuntoNegro. 

A %d blogueros les gusta esto: